La extinción del contrato de trabajo por fallecimiento del trabajador. Los acreedores a la
indemnización.

  •  La norma.

La muerte del trabajador produce la extinción automática del contrato de trabajo, debido al carácter personal o “intuito personae” e infungible de la prestación a su cargo (art. 37 de la LCT). Ahora bien, no obstante que, por definición, el hecho que provoca la ruptura contractual es ajeno al empleador, la ley impone a éste una carga indemnizatoria en beneficio de los causahabientes del trabajador fallecido, a fin de compensar a la familia que ha perdido al sostén económico o, al menos, a quien contribuía al mismo.

El art 248 LCT regula la extinción del contrato de trabajo por muerte del trabajador. La norma indica que, en este caso, las personas enumeradas en el art. 38 del dec.-ley 18.037/68 (t. o. 1974) tendrán derecho mediante la sola acreditación del vínculo, en el orden y prelación allí establecido, a percibir una indemnización igual a la prevista en el art. 247 LCT, esto es, la equivalente a la mitad de la indemnización conforme art 245 LCT. 2)

  • Los causahabientes.

El art 248 LCT expresa que las personas enumeradas en el al art 38 del Dto- Ley 18037/68 son los derechohabientes del trabajador fallecido. Esta redacción no ofreció mayores dificultades interpretativas, hasta la sanción de la ley 24.241, que instituyó un nuevo régimen de legitimados para el beneficio de la pensión por fallecimiento, generando en la doctrina dos interpretaciones.

Continuar leyendo Aquí

Fuente: Maira C. Rita, publicado por DPI Cuántico Diario Laboral bajo el título La extinción del contrato de trabajo por fallecimiento del trabajador. Los acreedores a la indemnización., en el número 184 del día 15 de Noviembre de 2018.

Otras publicaciones por

Deja un comentario

  • Suscríbase a nuestro Newsletter

  • Síganos en LinkedIn

A %d blogueros les gusta esto: